martes, 29 de julio de 2014

71. Carmen de Bizet y Gitanos de Pushkin

El poeta ruso Aleksander Pushkin escribió un poema que vine a encontrar titulado como “Roma”, pero se trata del conocido como “Los Gitanos” o “Los Zíngaros”. Es ese que comienza diciendo que “Los gitanos son una ruidosa multitud que vaga a orillas del Besarabia y acampa para pasar la noche en tiendas de campaña hechas jirones”. Allí están Zemfira, gitana de ojos negros casada con un viejo al que no quiere; y Aleko, el joven que se ha enamorado de ella pero, como el amor es caprichoso, es a otro el que ella quiere y, para acabar de ajustar, la gitana Maid está enamorada de Aleko. 

Así lo dice el bolero de Miltinho: 

A quien quiero, no me quiere; / y a quien me quiere, no la quiero; / y jamás me ha de querer / esa mujer por quien me muero”.

Próspero Merimée se inspiró en ese poema para escribir una novela en la que el personaje central es una coqueta gitana llamada “Carmen”, casada con un viejo y de la que todos se enamoran, pero ella quiere a quien no la quiere; y ese bolero argumental, naturalmente, tiene que degenerar en tango pasional con cuchillos y facones de por medio.
Ludovic Halévy y Henry Meilhac tomaron la novela y la convirtieron en el argumento de “Carmen”, una ópera a la que Alexandre César Léopold "Georges", el hijo de Aimée Delsarte y Adolphe Bizet, le puso música con su reconocido nombre de Georges Bizet. Aquel Ludovic era primo de Geneviéve, la esposa de Georges quien, por haber muerto Georges muy joven, quedó prematuramente viuda y se casó con un Strauss que no tiene nada que ver con los valses de Viena. En la ópera, la gitana Carmen es una casquivana que coquetea con militares y vive un romance con el cabo don José, que se enamora perdidamente de ella, a pesar de que su paisana Micaela está enamorada de él. El oficial del batallón y dos o tres compañeros terminan de pelea con don José por culpa de Carmen, al punto que él acaba encarcelado y desertando para unirse a una tropa de contrabandistas en la que está metida Carmen, con la esperanza de que ella corresponda a sus amores pero, como la vida es así, para ese momento ella se ha enamorado perdidamente del torero Escamilla y ya se sabe que gaseosa mata tinto, rey mata a caballo y a sota, y torero mata a cabo. Escamilla mata al toro, lo que levanta aplausos de olé y gritos de vuelta al ruedo en la plaza, en el momento en que don José le ruega a Carmen que no lo desprecie, pero ella se reafirma en que al que realmente quiere es al torero. Eso es algo que don José no puede soportar y entonces toma el cuchillo no para matar a Escamilla sino para matar a… ¡Carmen! Cae el telón, porque el hombre siempre mata lo que más quiere y “si no va a ser mía que no sea de nadie”, como ha dicho más de uno al clavar el cuchillo.
Como argumento, yo diría que es una novela rosa, como muchas, sólo que la música de Bizet la convierte en algo grandioso que, paradójicamente, fracasó en su debut y sólo vino a triunfar años después convirtiéndose en una de las más representadas y queridas por el público amante de la llamada “música culta”. Tiene el mérito esta ópera de recrear el mundo de los gitanos españoles, lo que no es fácil para unos libretistas franceses, y eso impone limitaciones de lenguaje, de métrica, y de rima, como la de tener que decirle afrancesadamente toreador a un torero español, lo que a los oídos andaluces suena como un adefesio pero hay que reconocer que la palabra usual no sonaría bien en la bella “Aria de Escamilla” o del “Toreador”:

Está la “Habanera” que Bizet tomó prestada de la que su autor José Sebastián de Iradier compuso con el título de “El arreglito”, pero en su caso no puede hablarse estrictamente de plagio porque en esa época los nombres de los autores de canciones populares no eran difundidos y Bizet pensó que era una obra folclórica de autor anónimo, según alcanzó a declarar antes de morir a los 36 años de edad. La música de Iradier en la ópera trae, naturalmente, otra letra que habla de que “El amor es un pájaro rebelde /al que nadie puede enjaular, /y es en vano llamarlo /si él no quiere contestar. /¡Ay!, el amor, el amor, el amor” (l´amour, l´amour, l´amour):

Un verso del poema de Pushkin es perfectamente reconocible en la Habanera:

¿Para qué? La juventud es un pájaro libre. 
¿Quién es capaz de mantener el amor? 
Sólo la muerte trae a todos alegría.

Lo que una vez fue, ya no volverá a serlo.

En el Teatro Metropolitano de Medellín se presentó la ópera Carmen dentro de la temporada programada por la Fundación Prolírica de Medellín, ante un auditorio con lleno completo. Prolírica, justo es decirlo, es una empresa de la que participan muchísimas personas, incluidos sus simpatizantes y benefactores, pero que tiene en doña Elisa Brex y su esposo don Luis Carlos Rico los líderes indiscutibles. Doña Elisa es la madre de la modelo Geraldine y de la soprano Gisela Zivic y es una familia en la que la palabra belleza es una redundancia. En la representación estuvo como director de escena –y qué buen trabajo– el español Lorenzo Moncloa, y como director musical Juan Pablo Noreña; contando con la participación de miembros del ballet de la japonesa Yoko Komatsubara, del coro de Prolírica, de los coros infantiles de la Red de Escuelas de Música de Medellín, conformados por niños reclutados en las comunas que nos sorprendieron cantando en francés, y de todo un equipo profesional de primer orden que nada tiene que envidiar a presentaciones en otros lugares del mundo. La mezzosoprano chilena Evelyn Ramírez se lució en su papel protagónico de Carmen, acompañada por la colombogaucha Gisela Zivic como Micaela; el bajo barítono español José Antonio García como el torero Escamilla que con su par de metros de estatura hace ver a cualquier toro como un novillo y a cualquier Carmen como una vaquilla; el tenor mexicano Rodrigo García-Arroyo como don José; los bajos colombianos Lucas Tamayo y Jacobo Ochoa en los papeles de Zúñiga y Morales; el tenor colombiano Jorge Armando Bolaños como Remendado; las sopranos colombianas Mariana Isaza y Jenny Lorena Restrepo como Frasquita y Mercedes; y, en fin, un elenco de lujo que dio un espectáculo musical de primer nivel. 

Se anunció por esos días la presentación del espectáculo “Flamencos bailan ópera” que permite otra vez oír arias de Carmen, pero en versión flamenca. Se trata del ballet japonés de la coreógrafa Yoko Komatsubara con selecciones de Traviata, Carmen y Tosca mezcladas con melodías originales del espíritu andaluz que estos japoneses han sabido asimilar de manera impecable con zapateo y dominio de castañuelas propios de nacidos bajo toldas gitanas a orillas del Guadalquivir. 
https://www.youtube.com/watch?v=hfg4jUE9-6A

Yo he visto por televisión el montaje que hizo Antonio Gadés y sé que, a no dudarlo, este espectáculo valdrá la pena de ver.
https://www.youtube.com/wath?v=6fAkVNxmV5E

Más abajo transcribo un mensaje del méxiconorteamericano don Frank Chávez a don José Portaccio Fontalvo en el que se refiere a la vida del español José Sebastián de Iradier, del que se deduce que éste pasó por Cuba y allí asimiló sus ritmos, pero no vivió en la isla. Indagando por este autor, me encontré con la curiosidad de que hay varias canciones, más de cuatro, con el famoso título de Chabuca Granda “La flor de la canela”. Una de ellas, la que se refiere a “No hay meneo como el tuyo, desde Cádiz a Compostela…”, es ¡de Iradier! Hay una instrumental, una que habla de que “…Si me pierdo, que me busquen hacia el sol del mediodía…”, otra que dice que “Ni Quillota con sus quintas…”, etc.


http://el-anacronico.blogspot.com/2014/01/la-flor-de-la-canela.html

ORLANDO RAMÍREZ-CASAS (ORCASAS)
--------------------------------------------------------------
A continuación transcribo el poema “Tsigani” (Zíngaros o Gitanos) del ruso Aleksander Pushkin en la perversa traducción del Sr. Google pero que, de todas maneras, deja entender la esencia del argumento.

Roma
http://translate.google.com.co/translate?hl=es&sl=ru&u=http://rvb.ru/pushkin/01text/02poems/01poems/0789.htm&prev=/search%3Fq%3Dpushkin%2Btsigani%26biw%3D1024%26bih%3D612
Gitanos ruidosa multitud
De acuerdo a vagar Besarabia.
Ahora están en el río
En tiendas de campaña hechas jirones pasar la noche.
A medida que la libertad de sus remos noche
Y sueño tranquilo bajo el cielo;
Entre las ruedas de los carros
Alfombras Poluzaveshannyh,
El fuego quema, el círculo familiar
Preparación de la cena, en un campo abierto
Los caballos pastan, de una tienda de campaña
Oso de la mano está en el exterior.
Todo está vivo en medio de las estepas:
Preocupaciones familias pacíficas
Listo para salir a la carretera en el Nedalniy mañana,
159
Y el canto de las mujeres y los niños lloran,
Y el sonido de marcha yunque.
Pero aquí, en el campamento de los nómadas
(Sleepy) silencio desciende,
Y oyó en el silencio de la estepa
Sólo los perros ladrando, pero el relincho de los caballos.
Luces apagadas en todas partes,
Con calma todo, la luna brilla
Uno con el cielo vyshiny
Y las luces suaves hasta el campamento.
En la tienda de un anciano no duerme;
Se sienta delante de las brasas,
Calentado por su última serie,
Y en las miradas distantes,
Noche velado vapor.
Su hija pequeña
Fuimos a dar un paseo por un campo desierto.
Estaba acostumbrada a la voluntad del juguetón,
Vendrá, pero eso es realmente la noche,
Y pronto, por lo que dejará al mes
Cielo distantes nubes -
Zemfira no es como allí, y hacer frío
Cena del pobre viejo.
Pero aquí está, por su pista
En la estepa joven a toda prisa;
160
Gypsy hace desconocido.
"Mi padre - dice Maid -
Soy un invitado, por hormiguero
Él en el desierto encontré
Y en el campamento y la noche en zazvali.
Él quiere ser como nosotros gitana;
Para la consecución de una ley
Pero yo le dije a un amigo bud
Su nombre es Aleko - que
Listo para ir en pos de mí en todas partes".
Anciano
Estoy feliz. Manténgase a la mañana
Bajo la sombra de la carpa
O nosotros y compartir despertar,
Como quieras. Estoy listo
Con usted, y compartir la comida y la vivienda.
Si nuestra - que acostumbrarse a las participaciones,
Errante y la pobreza -
Y mañana por la mañana el amanecer
En una cesta vamos;
Aprovechamos para cualquier pesca:
Huelga mientras el hierro - il cantan canciones
Y selonianos (Bypass) con un oso.
Aleko
Yo me quedo.
Zemfira
Será mía:
¿Quién va a alejar de mí?
Pero tarde ... Mes joven
(Gone) los campos están cubiertos por la bruma,
Y no pude evitar tiende sueño…
(Light)
El anciano en silencio inquietante
Alrededor de la tienda en silencio.
"Levántate, Zemfira: el sol,
Despierta, mi invitado! Es el momento! ...
161
Dejar a los niños, dicha cama! ..."
Y con el ruido de la gente derramado;
Desmantelada tiendas, carritos
Listo para entrar en una campaña.
Todos juntos se puso - y aquí
La multitud que descendía en las llanuras vacías.
Burros en las cestas de conmutación
Los niños están jugando;
Los maridos y hermanos, esposas, doncellas,
Viejos y jóvenes vosled ir;
Grito, el ruido, coros gitanos
Oso rugido, sus cadenas
Buscando ruido,
(Bright) trapos multicolores,
Los niños y los ancianos, desnudos,
Los perros ladrando y aullando,
Gaitas charla, carros skryp
Toda aflicción, salvaje, todo fuera de tono,
Pero es tan vívida, inquieto,
Por lo tanto ajeno a nuestra neg muerto,
Por lo tanto ajeno a esta vida de reposo,
Cómo monótono canto de los esclavos!
Por desgracia, el joven miró
En las llanuras desoladas
Y la causa secreta de la tristeza
No se atreven a interpretar.
Es negro de ojos Zemfira
Ahora él es habitantes libres del mundo,
Y la diversión sol de él
Krasoyu brillo del mediodía;
Bueno chicos revolotea corazón?
¿Qué tipo de cuidado que atormentaba?
Ave de Dios no conoce
No se preocupe, no hay trabajo;
Afanosamente no retroceso
Nido duradero;
162
En la larga noche durmiendo en una rama;
Sol rojo se eleva,
Dios escucha la voz de un pájaro,
Vstrepenetsya y canta.
Durante la primavera, la belleza de la naturaleza,
Bochornoso verano será -
Y la niebla y el mal tiempo
A fines del otoño es:
La gente se aburre, dolor de las personas;
Pájaro en un país lejano
En el extremo caliente del mar azul
Vuela hasta la primavera.
Como un pájaro sin preocupaciones
Y él, un exiliado migratorio,
(Socket) seguro no sabía
Y a lo que no se acostumbra.
Estaba en contra de la carretera
Por todas partes había una sombra de alojamiento;
Despertarse por la mañana, el día
Le dio a la voluntad de Dios,
Y la vida no podría alarmar
Él cordialmente pereza (Embarrass).
Su gloria a veces mágica
Manila estrellas distantes;
De pronto, el lujo y la diversión
Para él eran a veces;
Por encima solo la cabeza
Y el trueno retumbó a menudo;
Pero él alegremente bajo la tormenta
Y en un cubo de explanación clara.
Vivió sin reconocer el poder
Destino insidiosa y ciegos;
Pero, Dios mío! una representación de la Pasión
Su alma obediente!
¿Qué tipo de emociones de alto funcionamiento
En el pecho cansado!
Tiene largas millas de millas de largo usmireli?
Se despiertan: ¡Espera!
164
Zemfira
Dime, amigo mío, no me arrepiento
El hecho de que se dio por vencido para siempre?
Aleko
Bueno, me di por vencido?
Zemfira
Usted entiendes:
El pueblo de la patria, de la ciudad.
Aleko
Lo sientes? Si supieras
¿Cuándo imaginado
Ciudades congestionadas esclavitud!
Hay gente en las pilas fuera de la cerca,
No respirar el fresco de la mañana,
Ni el olor de primavera de los prados;
Amor vergüenza de pensamiento impulsado,
Operado por voluntad propia,
Jefe de ídolos, conducir a
Y pedir dinero, pero las cadenas.
Lo que me tiró? Editar emoción,
Frase Predrassuzhdeny
La multitud loca Gonen
O vergüenza brillante.
Zemfira
Pero hay enormes cámaras,
Hay alfombras de colores,
Hay juegos de fiestas ruidosas,
Sombreros vírgenes hay tan rico! ..
Aleko
El ruido del jolgorio urbana?
Donde hay amor, no hay diversión.
Una Virgen ... ¿Cómo está usted mejor que ellos
Y sin sus ropas caras,
No hay perlas, ni collares!
165
No ha cambiado, mi dulce amigo!
Y yo ... que mi deseo
Dado que usted comparte el amor, el ocio
Y exilio voluntario!
Anciano
Tú nos amas, aunque nacido
Entre los ricos.
Pero no siempre es dulce libertad
El que está acostumbrado a la felicidad.
Entre nosotros hay un solo de devoción:
Una vez que el rey se exilió
Noon residente de nosotros en el exilio.
(Antes de que me diera cuenta, pero se me olvidó
Su sobrenombre difícil.)
Él ya era año de edad,
Pero el alma está viva y jóvenes por igual nezlobnoy -
Tenía un don maravilloso de la canción
Y la voz, el ruido, el agua-como -
Y todo su amor,
Y vivió a orillas del Danubio,
Sin ofender a nadie
Cautivante historias de la gente;
No entendía,
Y era débil y tímido como hijos;
Extraños para él
Los animales y los peces atrapados en la red;
¿Cómo rápido río se congeló
Eddies e invierno rabió,
Piel suave cubierta
Son el santo anciano;
Pero vive al cuidado de los pobres
Nunca se podría utilizar para;
Vagó marchito, pálido,
Dijo que un dios enojado
Su castigo por un crimen ...
Él estaba esperando: una liberación vendrá.
Anhelo queda satisfecho,
Paseando por la orilla del Danubio,
Sí derramar lágrimas amargas,
Su gira por el granizo recordar,
166
Y mandó, muriendo,
Hacia el sur se movió
Sus huesos anhelo
Y la muerte - ajeno a la tierra
No calmante visitantes!
Aleko
Así que el destino de sus hijos,
Sobre Roma, un poder fuerte! ..
El cantante del amor, el cantante de los dioses,
Dime, ¿qué es la fama?
Sepulchral estruendo, la voz de la alabanza,
De generación en generación de sonido está corriendo?
O bajo la sombra de las tiendas de humo
Gypsy historia salvaje?
Fue dos veranos. Sólo vagar
Multitud pacífica gitanos;
En todas partes se siguen encontrando
Hospitalidad y tranquilidad.
Desafiando las cadenas de la,
Aleko es libre, como son;
Él no tiene preocupaciones en arrepentimiento
Lleva días nómadas.
De todos modos, él, la familia sigue siendo el mismo;
El año anterior ni siquiera me acuerdo
Por bytyu Roma acostumbrarse.
Él los ama noches canopy,
Y el éxtasis de la ociosidad eterna,
Y los pobres, su lenguaje sonoro.
Bear, el estudio nativa fugitivo,
Invitado Shaggy de su tienda de campaña,
Los pueblos a lo largo de la carretera de la estepa,
Cerca de la corte Moldavanskii
Ante una multitud de cautela
Y el baile pesado, y ruge,
Y mastica cadena pesado;
Ruta apoyado en su bastón,
167
El anciano perezosamente en diamantes late
Aleko con el canto de los cables de la bestia,
Colonos Zemfira bypass
Y un homenaje a su manumisión toma.
Llegará la noche, los tres de ellos
Cook también el trigo de pie;
El anciano se quedó dormido - y sola ...
En la tienda de campaña y tranquilo y oscuro.
El hombre en el sol de primavera brilla
Ya se enfría la sangre;
Es hija cunas canta el amor.
Aleko escucha y pálido.
Zemfira
Marido viejo, el marido formidable
Me cortó, me quema:
Soy duro, no tiene miedo
No cuchillo, hay fuego.
Te odio,
Desprecio;
Me encanta el otro,
Morir de amor.
Aleko
Cállate. Estoy cansada de cantar,
No me gustan las canciones salvajes.
Zemfira
¿No te gusta? A quién le importa!
Yo canto una canción para sí mismo.
Me cortó, me quema;
No digas nada;
Marido viejo, el marido formidable
No lo conozco.
168
Es un manantial
Más caliente que un día de verano;
Como es joven y valiente!
¿Cómo me ama!
Cómo acariciarlo
Yo todavía soy de la noche!
¿Cómo entonces se echó a reír
Somos el pelo gris!
Aleko
Cállate, Zemfira! Estoy satisfecho con ...
Zemfira
Así que usted entiende mi canción?
Aleko
Zemfira!
Zemfira
Usted es libre de estar enojado,
Estoy cantando una canción sobre ti.
Él va y canta: Viejo hombre y así sucesivamente.
Anciano
Así que, recuerde, recuerde - esta canción
Durante nuestra plegada,
Ha sido durante mucho tiempo un mundo de diversión
Entre los hombres, se canta.
Itinerancia en las estepas de Cahul,
Ocurrió en la noche de invierno
Mi Phewa mariula,
Antes del incendio, sacudiendo su hija.
En mi mente el pasado verano
Hora tras hora oscura y lúgubre;
Sin embargo, esta canción se planta allí para vivir
En lo profundo de mi memoria.
169
Todo está tranquilo, la noche. Luna decorado
Costa horizonte del sur,
Anciano Zemfira está despierto:
"¡Padre mío! Aleko terrible.
Escuche: A través del sueño pesado
Y gemidos y sollozos ella".
Anciano
No lo toque. Permanecer en silencio.
He oído devoción ruso:
Ahora, a veces la medianoche
Duermo respiración constriñe
Espíritu casero, antes del amanecer
Que va. Siéntate conmigo.
Zemfira
¡Padre! susurra: Zemfira!
Anciano
Usted que está buscando en un sueño:
Usted es más querido para él que el mundo.
Zemfira
Su amor por mí rápido.
Estoy aburrido, el corazón le preguntará -
Oh, yo ... ¡Pero cuidado! ¿me oyes? él
Otro nombre lo dice ...
Anciano
El nombre de quién?
Zemfira
¿Me escuchas? gutural gemido
Y el crujir de rabiosa! .. ¡Qué horror! ..
Lo levanto ...
Anciano
En vano,
La noche del espíritu no conduzca -
Y va a ir ...
170
Zemfira
Se dio la vuelta,
Se puso de pie, me llama ... despierta -
Voy a ella - adiós, dormir.
Aleko
¿Dónde has estado?
Zemfira
Con su padre sat.
Un espíritu atormentado;
En el sueño, el alma se tolera
Tormento que me asusta:
Usted es sueño, rechinaron los dientes
Y me llamó.
Aleko
Soñé contigo.
Pude ver si entre nosotros...
Vi un sueño terrible!
Zemfira
No creo que los sueños astutos.
Aleko
Oh, yo no creo en nada:
No hay sueños, no hay garantías de dulces,
Ni siquiera a su corazón.
Anciano
Lo que el joven tonto,
¿Qué estás suspirando por hora?
Aquí la gente es libre, el cielo está despejado,
Y las esposas son famosos por hermoso.
No llores: tristeza te destruirá.
Aleko
Padre, ella no me ama.
171
Anciano
Consuélate, amigo mío: que un niño.
Su pesimismo imprudentemente:
Amas amarga y difícil,
El corazón de una mujer - en broma.
Mira: una bóveda remota
Camine (Freestyle) luna;
La totalidad de la naturaleza, de paso,
Igualdad de radiación vierte.
Mira en ninguna nube,
Era tan magníficamente iluminar -
Y ahora - se trasladó a otro;
Y luego de una breve visita.
¿Quién en el cielo se indicará
Primolvya: que se detenga!
El corazón de una joven que dice:
Me encanta la cosa no ha cambiado?
Consuélate.
Aleko
¡Cómo lo quería!
Como se inclinó suavemente a sí mismos a mí,
Es en el silencio del desierto
Las horas dedicadas a la noche!
Niño está lleno de diversión,
¿Con qué frecuencia dulce Lepetani
Ile embriagador beso de
Mi ensoñación es
En un minuto fue capaz de (overclock)! ..
¿Y qué? Zemfira está mal!
Mi Zemfira hizo frío! ...
Anciano
Escucha, dirá
Soy una historia sobre sí mismo.
Hace mucho tiempo, cuando el Danubio
Todavía no se ha amenazado Moskal -
(Ya ves, me acuerdo,
Aleko, el viejo dolor.)
Entonces teníamos miedo del sultán;
Una regla Budzhak Pasha
172
Con las altas torres Ackermann -
Yo era joven, mi alma
Aunque felizmente ebullición;
Y nadie en mis rizos
Más sedinka no blanqueaba -
Entre jóvenes bellezas
Uno de ellos fue... y su tiempo,
A medida que el sol, que yo admiraba,
Y, por último llamado por mí...
Ah, mi juventud rápidamente
Brilló una estrella fugaz!
Pero usted, es tiempo de amar, (Gone)
Aún más rápido: sólo un año
Me encantó mariula.
Una vez que las aguas cercanas a Cahul
Nos encontramos con un campo extraño;
Los gitanos son, sus tiendas
Al romper cuando esté cerca de nuestras montañas,
Dos noches pasaron la noche juntos.
Fueron a la tercera noche -
Y, una hija joven y apuesto,
Los dejó mariula.
Yo estaba durmiendo pacíficamente; alba brillaba;
Me desperté, sin novia!
Yo soy, yo lo llamo - y perdí la pista.
Anhelo, llorando Zemfira
Y empecé a llorar - a partir de ahora
Yo ayunaba todas las vírgenes del mundo;
Entre ellos nunca mis ojos
No eligió a su amigo,
Y tiempo libre solitario
Incluso con nadie que yo no compartía.
Aleko
Pero ¿cómo puede no apresurado
Imitó inmediatamente ingrata
Y sus depredadores traicioneros y
Daga se hundió en el corazón que no funciona?
173
Anciano
¿Para qué? juventud pájaro libre s;
¿Quién es capaz de mantener el amor?
La muerte se da a todos la alegría;
Eso fue, otra vez no.
Aleko
No me gusta eso. No, no estoy argumentando
De mis derechos no se dará por vencido!
O, al menos, de la venganza disfrutado.
Oh no! Cuando se utiliza en el abismo del mar
Encontré un enemigo durmiendo,
Te lo juro, y luego la pierna
No ahorrado el villano;
Estoy en las olas del mar, no pálido,
Y indefensos b empujada;
Terror repentino del despertar
Risa feroz reprendió,
Durante mucho tiempo yo su caída
Divertido y dulce sería un estruendo.
Gypsy joven
Una cosa más ... uno con un beso ...
Zemfira
Es el momento: mi marido es celoso y enojado.
Roma
Una ... pero compartir! .. adiós.
Zemfira
Adiós, hasta el momento no ha llegado.
Roma
Dime - ¿cuándo nuevo encuentro?
Zemfira
Hoy en día, como la luna desciende,
Allí, detrás de un montículo sobre la tumba ...
174
Roma
Truco! ella no va a venir!
Zemfira
Eso es todo! ¡Corre! .. Lo haré, querida.
Aleko dormido. En su mente
Visión juega un vago;
Él se despierta con un grito en la oscuridad,
Los celos se extiende el brazo;
Pero obrobelaya mano
Cubiertas del enfríe lo suficiente -
Su novia es mucho ...
Se puso de pie temblando, y escuchar ...
Todo está tranquilo - que abarca el miedo,
De acuerdo a su flujo de calor y frío;
Se levanta, sale de la tienda,
Alrededor de los carros, horrible, que frecuenta;
Con calma todo, los márgenes están en silencio;
Oscuro, la luna entró en la niebla,
Un poco de luz de estrellas luz incierta,
Marca poco notable en el rocío
Conduce los montículos Far:
Con impaciencia que va,
Cuando conduce siniestra estela.
Tumba en el borde de la carretera
En la distancia es de color blanco frente a él ...
Hay piernas debilitamiento
Drags, presentimiento atormentado,
Labios temblorosos, las rodillas temblorosas,
Hay una ... y de repente ... ¿O es un sueño?
De pronto vio dos sombras cerca
Y se oye un susurro cerca -
Durante obesslavlennoy tumba.
Primera votación
Es hora de ...
Segunda votación
Espera un momento ...
175
Primera votación
Es tiempo, querida.
Segunda votación
No, no, espera, espera para el día.
Primera votación
Ya es demasiado tarde.
Segunda votación
¿Qué le parece tímidamente.
Minuto!
Primera votación
Ya me arruinaste.
Segunda votación
Minuto!
Primera votación
Si no me
Despierta hombre? ..
Aleko
Me desperté.
¿Dónde estás? no se apresure a ambos;
Está bien, y aquí en la tumba.
Zemfira
Un amigo mío, corre, corre ...
Aleko
Espera un minuto!
Cuando el joven y guapo?
¡Abajo!
Hunde un cuchillo en él.
Zemfira
Aleko!
Roma
Me estoy muriendo ...
176
Zemfira
Aleko, usted va a matar!
Mira: ya está todo salpicado de sangre!
Oh, ¿qué hiciste?
Aleko
No es nada.
Ahora respira su amor.
Zemfira
No, totalmente no tiene miedo de ti! -
Sus amenazas desprecian,
Su maldición asesina ...
Aleko
Bueno, y te mueres!
Sus éxitos.
Zemfira
Me muero amar ...
Este, Lucifer iluminado,
Vigas. Aleko sobre la colina,
Con un cuchillo en la mano, con sangre
Sentado en la piedra de piedra.
Dos cuerpos yacían frente a él;
El asesino era una persona terrible.
Gitanos tímidamente rodeada
Su bloqueado por la multitud.
Tumba excavada en el costado.
Esposa caminó sucesión dolorosa
Y en los ojos de los muertos estaban besando.
Padre viejo estaba sentado solo
Y mirando a los muertos
En la inactividad tristeza silenciosa;
Se recogieron los cadáveres, han sufrido
Y en el seno de la tierra frígida
Chet Mlada puso.
177
Aleko observaba de lejos
En todas ... pero cuando estaban cerrados
Puñado de Tierra del pasado,
Se inclinó en silencio y poco a poco
Y con las piedras cayó sobre la hierba.
Entonces el anciano se acerca, los ríos:
"Déjanos, hombre orgulloso!
Somos salvajes, no tenemos leyes
Nosotros no rompemos, no una sanción -
No necesita sangre y gemidos -
Pero vivir con un asesino no quiere ...
Tú no has nacido para ser salvaje acción
¿Quieres descubrir una voluntad;
Vamos a ser su voz terrible:
Somos alma tímida y amable,
Estás enojado y valiente - nos deja la misma,
Lo sentimos, la paz sea con vosotros ".
Said - y la multitud ruidosa
Campamento nómada Rose
Desde la noche terrible valle.
Y pronto todo dio estepa
Voy a ocultar, sólo un carro,
Alfombra cubierta Wretched
Era un campo fatídico.
Así que a veces antes del invierno,
Niebla por la mañana, a veces,
Cuando podemlet de los campos
Village finales de grúas
Y gritando distancia al sur del nacimiento,
Traspasado plomo desastroso
Uno es triste,
Colgante ala herida.
La noche: oscuro en la cesta
No propagación del incendio,
Nadie bajo el techo del ascensor
No dormir hasta la mañana reposó.
178
EPÍLOGO
Cantos de poder mágico
En mi memoria de niebla
Así que la visión animada
Esa luz, los días tristes.
En un país con una larga, larga batalla
Pésimo rugido no se detuvo,
Dónde punto imprescindible
Estambul Rusia indicó
Cuando nuestro viejo águila de dos cabezas
Más rugidos últimos gloria
Conocí la estepa
En los límites de los antiguos molinos
Carros Tsyganov pacífica
Liberty niños humildes.
Para ellos, multitudes perezosos
En el desierto, a menudo dando vueltas,
Ellos compartieron una comida sencilla
Y quedarse dormido antes de que sus luces.
En campañas como lento
Sus alegres canciones zumba -
Y mucho dulce mariula
Seguí repitiendo el nombre de la apacible.
179
Pero no hay felicidad, y entre vosotros,
Naturaleza pobres niños!
Y bajo carpas izdrannymi
Viviendo sueños angustiosos
Y su porche nómada
En los postres no se salvaron del desastre,
Y en todas partes la pasión del rock,
Y no hay ninguna protección contra el destino.
----------------------------------------------------
Mensaje de don Frank Chávez a don José Portaccio Fontalvo:
José Sebastián de Iradier

José, batallé hasta que encontré el libro donde se cuenta como vino José Sebastián de Iradier a las Américas. Esta información y detalles relacionados con esta gira vienen en el libro “Art Song Composers of Spain –An Encyclopedia–” escrito por la Dra. Suzanne Rhodes Draayer, profesora de música y canto en la Universidad Winona en Winona, Minnesota, acá en los Estados Unidos. Está en la página 88 del libro. Estudió canto la Dra. Draayer en España, especialmente la dicción del canto de siglos pasados en castellano; y en ladino, el dialecto antiguo de los judíos españoles sefardíes. Es soprano y se especializa en el canto o canción culta española. Grabó un álbum con canciones del maestro Joaquín Rodrigo que puede conseguirse por internet con CD Baby.

Una vez, José, escribí esto y me criticaron diciendo que no había documentación sobre la visita de Iradier a México. Entonces yo le escribí a la Dra. Draayer para pedirle que me mandara documentación. Me contestó diciendo: “Ahí tienes en el libro las fuentes”. Tenía razón. Ella vivió y estudió en España. Escribió 4 libros sobre el canto en España del Siglo XIX y uno sobre las canciones del compositor español Joaquín Rodrigo. Son como 80 las que compuso este célebre compositor. Fue Joaquín Rodrigo quien compuso el famoso "Concierto de Aranjuez" y "Fantasía para un Gentil Hombre" para guitarra y orquesta. Este último compuesto para el guitarrista Andrés Segovia. Rodrigo era ciego, algo que muchos no saben.

Sebastián Iradier nació en España. Era vasco. Empezó su carrera musical a la edad de 16 años como organista de una iglesia, luego pasó a otra más grande e importante, en el mismo oficio. Fue, además, un catedrático de música en el Conservatorio Nacional de Música en Madrid. Compuso música para zarzuelas y operetas. Viajó después y se mudó a París.

Fue ahí donde conoció a Adelina Patti, cantante de ópera muy famosa en aquel entonces. Patti lo contrató como guitarrista y junto con un pianista se lo llevó en gira por las Américas (Estados Unidos, Cuba y México). Emprendieron esta gira en 1857. Llegaron a Estados Unidos y estuvieron en Boston, Filadelfia y Nueva Orleans. Luego partieron hacia Cuba en 1861 y luego estuvieron en México. 
De regreso en Estados Unidos en 1862, cantaron en la Casa Blanca en Washington a petición del presidente Abraham Lincoln y su señora esposa, Mary Todd LIncoln. Todo esto está documentado. Regresó a Francia, pero antes estuvieron en Londres donde fue Patti un éxito.

Adelina Patti nació en Madrid de padres italianos, cantantes de ópera, que después partieron para Francia. Los primeros dos maridos de ella eran franceses y ella tenía pasaporte como ciudadana francesa.

Iradier volvió a Francia enfermo, y casi queda ciego. Por eso regresó a España y falleció allá en Vitoria. Se cree compuso la habanera "La Paloma" en 1863, ritmo que aprendió en Cuba. Compuso una "Mejicana" en México. En 1864 se editó un cancionero en Francia con doce temas o canciones suyas. Bizet usó, y la autorización de la casa editora la obtuvo 10 años después, la habanera "El Arreglito" de Iradier para su “Habanera” de la ópera "Carmen". Después, tuvo que dar crédito a Iradier diciendo que originalmente escuchó la pieza en España y pensó que era una canción anónima del folklore español.

Iradier fallece en España en 1865 Iradier, y Patti falleció en Gales, Gran Bretaña. Hay fotos de Lincoln, de su esposa Mary Todd LIncoln, de Benito Juárez, de Iradier, y de Adelina Patti, durante esa correría. Es que en esos años se inventó la cámara y llegaron a retratarse esos personajes. También la Patti grabó discos. Sí, tenemos su voz grabada en discos que también se habían inventado. Estos datan de los primeros años del siglo XX.

El libro “Art Song Composers of Spain –An Encyclopedia–”, lo compré usado por la red con Amazon.com. 

Adelina Patti canta “La Calesera”,
de José Sebastián de Iradier:


sábado, 26 de julio de 2014

70. Duel, dueto de música y humor

La música y el humor no son extraños, y se da el caso de músicos que ejecutan malabares con su instrumento como decir ponerlo a sus espaldas y tocarlo al revés, a ciegas. Esto causa admiración, y provoca un poco de risa también. Los duetos musicales de humor, como fueron Emeterio y Felipe, Los Tolimenses, mezclan los diálogos de humor con la música seria (popular, pero seria, se entiende):


Ha habido casos en que un compositor pone a la tuba a bizbizear como si fuera un moscardón (Rimsky Korsakov):


Y casos como el de Oriol Rangel que pone a un clarinete a reír imitando a don Gabriel Uribe, un músico de la orquesta. 


Y ¿Qué tal el dueto de Rossini con dos cantantes líricas maullando como gatos? 


A principios de los años 60 hizo nuestras delicias el italiano Renato Carosone con su canción “Chella llà” (Esa de ahí… ese amor que me tenía encadenado, pero ahora he dicho basta y me he liberado) que se iniciaba con una risa contagiosa que sólo de oírla uno reía también.

http://www.youtube.com/watch?v=bJ21jhc3T1Y

Hace poco compartí un enlace en el que el violinista y director de orquesta André Rieu hizo montaje de un fragmento de la ópera “El barbero de Sevilla” de Giacomo Rossini que me pareció particularmente gracioso.


http://www.youtube.com/embed/fhjsM7ONudA?feature=player_embedded

Los argentinos del grupo Les Luthiers son señores músicos y señores humoristas que combinan las dos artes escénicas en un mismo sketch. No, no es extraña la mezcla de la música y el humor.


Digo esto porque acabo de conocer en Film & Arts TV a dos músicos humoristas franceses. El pianista Paul Christian Staïcu nacido en Rumania pero nacionalizado en Francia; y el violonchelista Laurent Cirade que nació en París. Claro que decirles pianista al uno y violonchelista al otro es encasillarlos y deformar la realidad de dos que no quisieron denominarse “Dueto”, sino “Duelo”; para mostrar que su versatilidad académica los lleva de uno a otro instrumento con propiedad e intercambiándose de manera acústicamente imperceptible en una coreografía como de esgrimistas. 


Particularmente graciosa me pareció la interpretación en que el instrumento del violonchelo se presenta en el papel de una mujer (ustedes saben, cuerpo de guitarra y altura en tamaño real) que es objeto de los galanteos de los dos hombres que se la disputan. El uno, trata de conquistarla con esas maneras correctas y afectadas que suelen aburrir a las mujeres. El otro es un poco atrevido, y ya se sabe que a las mujeres les gustan los bandidos. Al final, el bandido la convence con un argumento irrebatible: le muestra las llaves del apartamento y le hace un guiño. Ante un cuento así de bien echado, ¿Quién se resiste?



ORLANDO RAMÍREZ-CASAS (ORCASAS)


jueves, 24 de julio de 2014

69. Sherlock Holmes elemental

Me encontraba en el lobby del Hotel Nacional de La Habana, en Cuba, cuando sonó un antiguo reloj de péndulo montado en un mueble de pedestal hecho de madera tallada. Su sonido de campanas al dar la hora me recordó al que hay en la torre del Gran Benjamín en Londres (torre del Big Ben), que es uno de los íconos tradicionales de la capital de Inglaterra.

(imágenes tomadas de Internet)

Suelo jugar en mi mente con algunas expresiones que no están hechas para la traducción literal, como decir que cuando leo algo de uno de los padres del Ensayo, junto con don Miguel de la Montaña (Michael de Montaigne), que es el inglés Paco Tocino (Francis Bacon), pienso en el adobo de tocineta para las hamburguesas. Es lógico, por el significado de esos apellidos y, como diría el detective Sherlock Holmes: “Elemental, mi querido Holmes”, una cosa obvia, caída de su peso.


La torre del Big Ben, la catedral del Ministerio del Oeste (Westminster), el palacio de Buckingham, son lugares cuya dirección es reconocida en Londres. O el Nro. 10 de calle abajo (Downing Street) donde vive el Primer Ministro. O el Nro. 221B de la calle del panadero (Baker Street) donde vivió el detective Sherlock Holmes compartiendo habitación con el Dr. John Hamish Watson, que es una de las más solicitadas por los turistas y en cuya estación del Metro hay una estatua de Holmes. En esa dirección funciona un museo y hay una sociedad de admiradores que se encarga de atender la correspondencia que llega a nombre del detective. Sólo hay un inconveniente: el detective y su ayudante no existieron, y la misma dirección hasta hace poco no existía. Son una leyenda creada por invención del escritor Sir Arthur Conan Doyle.

El Nro. 221B de Baker Street:

De hecho el personaje de Sherlock Holmes en las novelas de Doyle nunca pronunció la frase “Elemental, mi querido Watson”, puesto que cuando esa frase hizo su aparición en el cine sonoro lo hizo en el guion o libreto de la última escena de la película “El regreso de Sherlock Holmes” (1929), protagonizada por el actor Clive Brook.

Curiosidades sobre Sherlock Holmes”:

Incluso, algunas de las características de Holmes no fueron invención de Conan Doyle sino del actor de teatro William Gillette, que no tenía nada que ver con las máquinas de afeitar. Fue él el que aportó lo de la gorra de paño, lo de la lupa, y lo de la pipa curvada:


Aunque Sherlock Holmes es un personaje literario que no existió, su autor sí se basó en un hombre de carne y hueso para crearlo. Se trata de un médico que había sido su profesor en la Facultad de Medicina y es considerado como el padre de la medicina forense, El Dr. Joseph Bell, que impresionaba a Conan Doyle con su método deductivo capaz de llegar a conclusiones basado en simples indicios:
Dr. Joseph Bell, el verdadero Sherlock Holmes

Si un hombre que está entrando al escenario para sentarse entre los músicos de la orquesta tiene los dedos regordetes y cortos, los labios rajados, y las mejillas mofletudas, es obvio que ese hombre no es pianista sino ¡Trompetista! “Elemental, mi querido Watson”. 

En las novelas de Sherlock Holmes él era violinista, así en las películas que se han hecho no aparezca tocando el violín, pero muchos han encontrado paralelos entre las características del personaje de la serie de televisión Dr. Gregory House, que protagoniza Hugh Laurie, en la que en ocasiones toca el piano. 

La BBC de Londres hizo una serie sobre el detective, y el tema fue compuesto por David Arnold y Michael Price:


En televisión había una serie de dibujos animados infantiles cuyo tema en español, compuesto por Gian Paolo Zallavone es el siguiente:


Sherlock Holmes es un personaje de ficción pero, cuando todos nosotros hayamos muerto, él seguirá viviendo en el corazón de los admiradores de esta genial obra de Sir Arthur Conan Doyle.

ORLANDO RAMÍREZ-CASAS (ORCASAS)


jueves, 17 de julio de 2014

68. Boleros y tangos, de la alegría a la tristeza

He dicho, tal vez con insistencia, que la música caribe le pone ritmo de baile y alegría a sus tristezas, como en aquella cumbia del hijo indolente y desalmado de la Niña Emilia Herrera que viajó y se olvidó de su madre (Coroncoro, se murió tu madre. “Déjala morir”). El tango, por el contrario, se oye triste hasta cuando canta sus alegrías (Victoria, cantemos victoria, yo estoy en la gloria: se fue mi mujer). También he insistido en que del tango al bolero no hay sino un paso, y viceversa, y que hay cantores de tango que han cantado boleros, y boleristas que han cantado tangos. 

Hermoso, particularmente hermoso, me parece este bolero que se hizo conocido en la voz de Ignacio “Bola de Nieve” Villa Fernández en el subgénero del filin (feeling) cubano y cuya autoría es de los hermanos tangueros argentinos Homero Expósito, autor de la letra; y Virgilio Expósito, compositor de la música:

Vete de mí”, bolero filin (feeling) con letra de Homero Expósito y música de Virgilio Expósito, interpretado por el cubano Ignacio “Bola de nieve” Villa con su propio acompañamiento al piano:

Si bien esta versión de Bola de Nieve es bella, no es menos bella la que interpreta el compositor en su voz, acompañándose al piano:

Vete de mí”, bolero filin (feeling) con letra de Homero Expósito y música de Virgilio Expósito, interpretado por Virgilio acompañándose al piano:

Indudablemente es un bolero, de buena factura bolerística, pero que no deja de tener su tanguedad en la tragedia de quien reconoce que debe alejarse de la mujer que lo ha sido todo para él porque poner distancia entre los dos es lo mejor para ambos:

Tú, que llenas todo de alegría y juventud; 
que ves fantasmas en la noche, de trasluz; 
y oyes el canto perfumado del azul… 
vete de mí. 

No te detengas a mirar 
las ramas viejas del rosal 
que se marchitan sin dar flor. 
Mira el paisaje del amor 
que es la razón para soñar y amar. 

Yo, que ya he luchado contra toda la maldad, 
tengo las manos tan deshechas de apretar 
que ni te puedo sujetar. 
Vete de mí. 

Seré en tu vida lo mejor 
de la neblina del ayer, 
cuando me llegues a olvidar; 
como es mejor el verso aquel 
que no podemos recordar. 

Seré en tu vida lo mejor 
de la neblina del ayer, 
cuando me llegues a olvidar; 
como es mejor el verso aquel 
que no podemos recordar. 

Me sorprendió, durante el Festival Boleros de Oro 2014 de La Habana, Cuba, escuchar una canción guajira que había oído antes sin reparar en su letra. La música es alegre, como corresponde a la región caribe, pero pensándolo bien la letra resulta ser ¡un tango! Habla de un sitio y de un campesino en el que reinaba su Sitiera, pero un día ella resolvió irse y ya nada volvió a ser igual. El hombre está dispuesto a perdonarla, si ella vuelve, pero cuando la mujer se va ya no hay reversa y es mejor dejarlo así. Peor sería que regresara y que los dos vivieran el resto de la vida cubiertos por el fantasma corrosivo de la infidelidad.

La sitiera”, guajira cubana con letra y música de Rafael López, interpretada por Roberto Faz, Roberto Espí y Marc Ribot con el Conjunto Casino: 

Sitiera mía, 
dime ¿Qué has hecho 
de nuestro dulce hogar, 
cuna que un día 
fue la alegría 
de todo aquel sitial? 

Lágrimas vierto 
por la Sitiera, 
y tiendo a desolar, 
y es por no verte; 
reina que un día 
fuiste de aquel sitial.

El jilguero se alejó 
de aquel frondoso algarrobo, 
y hasta la mata de cobo 
nos da muestras de dolor.

La Sitiera se ha marchado 
y yo, enamorado, 
lloro por su amor; 
que es, por la Sitiera, 
como si fuera un día 
al que le falta el sol.

Ven, Sitiera, por favor; 
ven conmigo a mi bohío, 
y allí gozaremos los dos 
al son del tiple y el güiro. 
Sitierita, Sitierita, Sitierita…

El tema es, ni más ni menos, el mismo del tango “Mi noche triste” (Percanta, que me amuraste en lo mejor de mi vida, dejándome el alma herida y esplín en el corazón) y el del tango “La Cumparsita”:

La Cumparsita”, tango con letra de Pascual Contursi y música de Gerardo Matos Rodríguez en interpretación de Carlos Gardel con acompañamiento de guitarras:

Si supieras
que aún dentro de mi alma
conservo aquel cariño
que tuve para ti;
–¡Quién sabe!– si supieras
que nunca te he olvidado,
volviendo a tu pasado
te acordarías de mí.

Los amigos ya no vienen
ni siquiera a visitarme.
Nadie quiere consolarme
en mi aflicción.
Desde el día en que te fuiste,
siento angustias en mi pecho.
Decí, Percanta, ¿Qué has hecho
de mi pobre corazón?

Al cotorro abandonado
ya ni el sol de la mañana
asoma por la ventana
como cuando estabas vos.
Y aquel perrito compañero,
que por tu ausencia no comía,
al verme solo el otro día…
también me dejó.

Definitivamente, “Cuando tú te hayas ido, me envolverán las sombras; cuando tú te hayas ido, con mi dolor a solas evocaré el idilio de las azules horas. Cuando tú te hayas ido, me envolverán las sombras”.
Sombras”, vals del peruano Carlos Brito Benavides en su música, con letra de la mexicana Rosario Sansores, interpretado por la venezolana Soledad Bravo:

Por las modalidades y los modismos del español que se habla en cada región, y por los acomodos de los letristas y de los intérpretes, en la letra original pueden aparecer distorsiones sintácticas que he preferido corregir en este texto para ustedes aclarando a los puristas que en cuanto a la literalidad (sic) deben dirigirse a la escucha de las grabaciones. He respetado, eso sí, la intención del letrista o espíritu de lo que quiso decir.

ORLANDO RAMÍREZ-CASAS (ORCASAS)



lunes, 14 de julio de 2014

67. Sonidos naturales, connaturales, y sobrenaturales

Adelita Alzate, maestra de música del barrio Buenos Aires, era un caso excepcional de guitarrista con oído absoluto, capaz de oír una nota a ciegas en la emisora Ecos de la Montaña para ganar una apuesta; e ir a su casa para tomar un instrumento destemplado y, después de templarlo, repetir esa misma nota sin equivocarse. Esa proeza es de las que los músicos se quitan el sombrero porque entienden lo que eso significa.

La interpretación instrumental de la guitarra tiene niveles que van desde el zurrungueo de “te tumbo, te tumbo, y te vuelvo a parar” para el acompañamiento de oído, hasta los magistrales acordes de la guitarra clásica de la que los maestros Andrés Segovia y Paco de Lucía son dos ejemplos. Me dice el músico Elkin (Elkin Guitarra) Restrepo que algunos llegan a alcanzar un nivel en el que son capaces de interpretar una pieza inédita leída repentinamente en partitura, y que también hay músicos de academia o de oído que, sin ensayar, son capaces de acompañar a cualquier cantante, acoplándose al tono y hasta corrigiendo sobre la marcha para que el público no note los desafinamientos del cantor. Músicos que tienen cerebro musical y oído absoluto, y son capaces de detectar una cuerda que está un punto por debajo del afinamiento requerido, cosa indetectable para los oídos profanos, y de templar el instrumento sin dejar de tocar. Unos magos. 

Los argentinos “Trovadores de Cuyo”, por ejemplo, me seducen no sólo por el repertorio y por el encanto de sus voces, sino por el maravilloso punteo de la guitarra.

Dónde andará” (…Déjenla venir llorando, que yo la he de consolar), por Los Trovadores del Cuyo:

Hay una polca guaraní que se acompaña de arpa, instrumento común a Paraguay y Venezuela, entre otros países; y fue compuesta por el paraguayo germanodescendiente Guillermo Breer, que no sé si en algún momento usó el seudónimo de Indio Pitaguá o le fue falsamente atribuida a este su autoría. En todo caso, la letra recoge la leyenda guaraní del indiecito que cayó de un árbol de naranjas y se convirtió en pájaro chogüí (Thraupis sayaca. Chogüí significa azul), en la canción se oye la onomatopeya de este también llamado pájaro naranjero.


Pájaro Chogüí”, polca de Guillermo Breer:

En los montes paraguayos habita una calandria del género Procnias tricarunculatus (o nudicullis o cotingidae, según la variedad ornitológica), que los nativos conocen como “Guyra (pájaro) Campana” y es un ave que está en vías de extinción. El nombre le viene por la particularidad de su canto semejante al tañido de una campana:


De regreso de una correría artística el músico paraguayo Carlos Talavera atravesó el río Paraná, y antes de abordar la canoa escuchó este canto que le inspiró el mítico tema instrumental para arpa que conocemos como “Pájaro Campana”:

Félix Pérez Cardozo

Pájaro campana”, por el legendario arpista paraguayo Félix Pérez Cardozo:

Para imitar onomatopéyicamente el canto de este pájaro el arpa es el instrumento por excelencia, pero el tema musical ha sido interpretado, salvando dificultades, con otros instrumentos. Particularmente hermosa es esta versión en la que el dueto argentino de los hermanos Néstor Eduardo y Nelson Abel Tacunau, conocidos artísticamente como los “Indios Tacunau”, y sus acompañantes reemplazan el sonido del arpa por el celestial punteo de sus guitarras obteniendo (el tercero de sus integrantes, de izquierda a derecha en el video) unos agudos imposibles, casi, al acercar su plectro punteador al puente de la guitarra. Es un descreste.

Indios Tacunau”, de Argentina

Pájaro campana”, por los Indios Tacunau:

El tema de los guitarristas me ha traído a la memoria una noche de viernes en que parecía que todos los amigos andaban ocupados o habían hecho programa por su lado, y me senté con mi señora en una tienda de garaje a apurar unos tragos de aguardiente animados por una grabadora de las de casete. La música de Los Cuyos nos arropaba, y la de Margarita Cueto con Juan Arvizu, y tangos, y boleros. Una pareja de novios se arrullaba en un rincón. De pronto, hizo su aparición una pareja de músicos merenderos, así llamados porque algunos en caso de necesidad, cuando el hambre acosa, son capaces de dar una serenata a cambio de una merienda. Parecidos a Don Quijote y Sancho Panza, el uno era un hombre alto y desgarbado cuyas arrugas lo situaban pasada la década de los 70 y cerca tal vez de los 80. El otro, bajo y rechoncho, podía tener 15 años menos; y tenía la piel tersa pero rubicunda, y la nariz roja, de los que se desayunan con aguardiente. Sus sacos ajados y deslucidos, y sus corbatas en consonancia, vociferaban su pobreza. Su aspecto daba grima. Condolido por la situación que se adivinaba sólo con verlos, les pregunté por cuánto me cantarían seis canciones, que es el número usual en una serenata. Me pidieron la irrisoria suma de $2.000 por canción, y les ofrecí $10.000 por las seis, más por seguir la costumbre de regatear, y por guardar las apariencias de que se trataba de un negocio y no de una obra de caridad, que por escatimarles un peso de más o de menos que pudieran ganar y que estaban necesitando. Tal era su situación, que con el primer billete que les entregué se echaron la bendición y dijeron que “este es el nombre de Dios”, con lo que acostumbran saludar el primer trabajo en las noches que son particularmente malas. Es una especie de agüero para atraer la buena suerte, o de oración para obtener la gracia divina. Convine con ellos las seis canciones, consultando con el repertorio que tenían montado, y parecían sabérselas todas porque no hubo ninguna solicitud que no se supieran. Dieron inicio a su interpretación. Sus voces no eran nada del otro mundo, ni nada que despertara la ambición de los promotores de artistas. Apenas cumplían un poco decorosamente con la tarea que les había sido asignada. Pero otra cosa era el punteo de sus instrumentos que no dudo en calificar de excepcional ¡Qué derroche de solvencia guitarrística! No dudé en contratarlos para otras seis, y los vecinos de mesa los contrataron para otras seis. Después vinieron otras seis. Dos o tres horas más tarde nos pidieron que, por favor, ya no los contratáramos más porque tenían las yemas de sus dedos en carne viva de tanto rasgar las cuerdas. Tal vez cincuenta o sesenta mil pesos se embolsillaron por nuestra cuenta, y tal vez treinta o cuarenta por cuenta de la mesa vecina. Nosotros les salvamos la noche pero, viéndolo bien, fueron estos músicos los que salvaron la nuestra.

ORLANDO RAMÍREZ-CASAS (ORCASAS)


miércoles, 9 de julio de 2014

66. Madrigal y Cuando vuelvas, de Don Felo

Empecemos por el himno nacional de Venezuela que antes de vivir en Cúcuta, y durante mis visitas, escuchaba todos los días en la cafetería del Hotel Arizona mientras tomaba el desayuno. 


Con él abrían los canales de televisión del vecino país sus transmisiones diarias, y a continuación venían los primeros noticieros del día. Por estar en ese tiempo Venezuela en el huso horario con una hora de adelanto frente a Colombia, primero se enteraba uno de las noticias venezolanas que de las colombianas. “Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó; la ley respetando, la virtud y honor…”. Ese himno tiene música de don Juan José Landaeta y letra de don Vicente Salias, licenciado (título que designaba a un abogado), poeta, y músico, que en una pintura aparece cargando su instrumento de cuerdas. Fue el licenciado don Vicente un patriota venezolano por los días del grito de independencia, y compuso un poema con el título “Madrigal” que empieza con el verso “Cárdenas sombras, frías, macilentas, que mostráis con gemidos horrorosos…”. Este poema lo hizo en homenaje a los que perecieron en Quito el 2 de agosto de 1810 por la libertad de la patria, y fue publicado por Francisco José de Caldas y Joaquín Camacho en el Diario Político de Bogotá Nro. 37 de enero 1º de 1811. Un facsímil de esta publicación está en libros, y de ahí fue tomado por el Sr. Toño Herrera para hacer el montaje del video en You Tube ilustrando el bolero “Madrigal” (Estando contigo me olvido de todo, y de mí. Parece que todo lo tengo teniéndote a ti). 


Ilustra también el Sr. Herrera su video con la fotografía del compositor cubano Gumersindo “Sindo” Garay, a quien el cantor que lo interpreta atribuye la autoría de tal bolero. 


Gumersindo “Sindo” Garay, 
compositor cubano

El peruano Richard Villalón es el intérprete, en este caso, en concierto que dio en el teatro de la ciudad de México. El bolero “Madrigal”, cuyo título original fue “Estando contigo”, no es de la autoría de Sindo Garay sino del compositor Felipe Rosario Goyco, Don Felo, nacido en 1890 y fallecido en 1954 en Puerto Rico. Por años me regodeé contando la anécdota de que Don Felo solamente había compuesto una canción en su vida, pero que con esa había bastado para inmortalizarse porque equivalía a uno tener una sola hija y que la muchacha resultara siendo elegida reina universal de la belleza. La anécdota sonaba curiosa y simpática, para qué negarlo, pero resultó ser un dato falso, tan falso como atribuir la autoría de “Madrigal” a Garay.


Felipe Rosario “Don Felo” Goyco, 
compositor puertorriqueño

Con su fina y sensible alma de poeta, escribió Don Felo a su amigo y colega Biriquín Rivera que:

Entre nosotros, las palabras casi no cuentan para comprendernos como seres humanos. Son las notas y los arpegios de la música universal, combinados, lo que nos une y lo que nos hace comprensibles a través de todas las cosas y de todos los mundos”.

Resulta que Don Felo compuso también otro tema famoso y de singular belleza con el título original “Desde que te fuiste”, que fue cambiado por Peronet e Izurieta cuando lo grabaron en La Habana por el título de “Cuando vuelvas” (El canto lastimero de una tórtola sola) y como todo lo del pobre es robado fue falsamente atribuido a Rafael Hernández, compatriota de Don Felo.


Se aplica en esta composición la hermosa figura musical de las voces y los acompañamientos que se siguen uno al otro como si estuvieran persiguiéndose en un “A que te cojo, ratón. A que no, gato ladrón”.

Volviendo al asunto del bolero “Estando contigo”, quien le puso el título de “Madrigal” fue Danny Rivera, según lo cuenta el Sr. Frank Chávez en texto que copio a continuación.

ORLANDO RAMÍREZ-CASAS (ORCASAS)
------------------------------------------------
De Frank Chávez:

Estando contigo” (Madrigal) en versión de Charlie Figueroa:


Versión de Danny Rivera:

DANNY RIVERA ENCONTRÓ A DIOS EN LA MÚSICA
Frank Chávez

Es verdad lo que me acaban de contar sobre el bellísimo bolero boricua “Madrigal” de Felipe "Don Felo" Goyco. En realidad Don Felo le puso por nombre a la pieza originalmente "Estando Contigo". Así, con ese título, la grabó Charlie Figueroa pero muchos años después la revivió, o sea que volvió a regrabar, un joven cantante de nombre Danny Rivera.  Este lo conocí yo como baladista, pero también le gustaban los boleros. Creo que antes cantaba boleros. Grabó un álbum a dúo hasta con Eydie Gorme que tuvo aceptación. "Muy Amigos", se titula.

Curiosamente todos encontramos nuestras raíces y, ya famoso como baladista, Danny grabó música romántica de antaño, o sea los boleros románticos. Grabó "Estando Contigo" pero le puso por título “Madrigal”. Fue un exitazo. No sólo en Puerto Rico, sino en América Latina. Por ejemplo el trío yucateco de Los Montejo la grabó, y en su natal Puerto Rico muchos otros la interpretaron como Gilberto Monroig.

Lo que hizo la grabación de Danny fue que a muchos recordó a aquel trovador que fue Don Felo. Según Tito Ortiz en su fabuloso libro "A tres voces y guitarras" que relata la historia de los tríos en Puerto Rico, Don Felo era un hombre muy feo. Bueno, tal vez fueron más feos los que lo despreciaron por su físico exterior. ¿Por qué lo digo? Porque, no más, hay que escuchar “Madrigal” para ver lo lindo que era de veras Don Felo en su interior. Qué cosa tan preciosa es su “Madrigal”. Murió pobre y sin fama. La fama vino después de muerto para él cuando Danny Rivera volvió a estrenar, para muchos por primera vez, “Madrigal”.

Lástima que aquel músico, aquel trovador que fue Don Felo, no pudo ver y saborear el éxito que tuvo su "Estando Contigo" conocido hoy como “Madrigal”. Qué gusto le hubiera dado a Don Felo.

Y, ¿Danny Rivera?  Pues, encontró a Dios. Creo que fue, en realidad, un reencuentro. Creo que Danny siempre creía en Dios y lo amaba, pero la farándula y el arte, mundo de grandes tentaciones, a veces nos alejan de Dios si nos permitimos. Creo que él cayó en borracheras, en drogas, cosas así. Nunca he leído exactamente la razón de su transformación (y no lo cuento burlándome de él ni juzgándolo. Al contrario, lo elogio por tener la valentía de cambiar su vida) y ahora canta y graba cosas religiosas.

Simplemente se nos adelantó Danny. En el Cielo, el hombre no tendrá la necesidad de cantarle a la mujer, ni a la luna, o a la naturaleza, tampoco a la belleza. Nuestros cantos serán dirigidos directamente al Creador. Allá veremos quién es digno de inspiración y serenatas. Pero la música es algo divino. De toda su creación, sólo el hombre es capaz de hacer música, de apreciarla; y, como hago aquí, comentar sobre ella. Es algo exclusivo del hombre. En eso nos parecemos al Creador.