miércoles, 13 de mayo de 2015

96. Se va la lancha, de Daniel Auber

En plena primera guerra mundial, cerca de Fátima en Portugal, “El 13 de mayo la Virgen María /bajó de los cielos a Cova da Iría”; y en esa Cueva de Leiria los tres pastorcitos Francisco, Jacinta, y Lucía, tuvieron las milagrosas apariciones cuyo secreto predecía sucesos que el mundo no imaginaba ver antes de que se acabara el siglo.

La Virgen y los pastorcitos de Fátima

Mucha gente esperaba el fin de la humanidad, pero empezó el nuevo siglo sin que el mundo se acabara.

Ese himno religioso que se cantaba en las procesiones de la Virgen tal vez fue una de las primeras canciones que aprendí en la vida en su traducción al español, cuyo original portugués se atribuye en su letra a Alfonso Lopes Vieira y en su música a Roi Coelho:

https://www.youtube.com/watch?v=3Xj3cFksq-w

Junto con ese himno religioso, era muy popular en mi niñez la marcha que dice “…Se va, se va la lancha, se va con el pescador”, que cantaba el Dueto de Antaño integrado por don Ramón Carrasquilla y don Camilo García.

El 13 de mayo se conmemora la aparición de la Virgen a los pastorcitos de Fátima; y también se conmemora el aniversario de la muerte, en 1871, del compositor de óperas francés Daniel Francois Auber, que tiene mucho que ver con “…esa lancha que cruza el mar”.

El abate Antoine Francois Prévost d´Exiles escribió en 1731 una novela titulada “Historia de Manon Lescaut y el caballero de Grieux”, que inspiró tres obras musicales: La ópera cómica “Manon Lescaut”, de Daniel Auber; la ópera “Manon”, del compositor francés Jules Massenet; y la ópera “Manon Lescaut”, del compositor italiano Giacomo Puccini.

La lancha y el pescador

Auber, compositor de más de 70 obras, es el autor de la ópera cómica de 1830 “Fra Diavolo”, que reviste para nosotros un especial interés porque allí se aprecia que la música de “La lancha”, la conocida marcha del Dueto de Antaño, proviene de esa obra de Auber. La música ha sido atribuida entre nosotros a don Camilo García, integrante del dueto, pero no es de él; como tampoco es de los arreglistas argentinos Héctor María Artola, Francisco Antonio Bertoldi, y Edgardo Donato, que en 1828 en vez de traducirla del original le adaptaron otra letra y le pusieron ritmo de tango. La historia la cuento en la entrada “95. Fra Diavolo y La pantera rosa” que inserté en este blog y los invito a releer aunque “Quién sabe hasta cuándo la lancha…” se seguirá atribuyendo erradamente a don Camilo García, siendo de Daniel Auber.

ORLANDO RAMÍREZ-CASAS (ORCASAS)


No hay comentarios:

Publicar un comentario